Historia

Historia de Los Lagos Hotel, Spa & Resort

El Volcán Arenal era conocido localmente como un cerro hasta su sorpresivo despertar en julio de 1968. El período de actividad que comenzó entonces abrió la puerta al turismo ecológico en la zona de La Fortuna de San Carlos, Costa Rica, y la familia Cedeño Villegas encontró la forma de concentrarlo todo en un jardín privado de aire, fuego y agua. En el hotel y resort Los lagos contamos con 8 piscinas diferentes, 5 con aguas termales y 4 regulares. Tenemos 98 habitaciones, un restaurante internacional, un tienda de souvenir, tours, bar e internet gratuito.

“Esta tierra nos la prestó Dios para que la administremos.”

En 1984, se abrió una zona de acampar para retiros espirituales en los alrededores de uno de los lagos. Con el tiempo fue agregando instalaciones a medida que la belleza del lugar comenzó a atraer más visitantes. En 1985 se estableció una cuota de admisión de 50 colones para financiar las instalaciones solicitadas por el creciente número de huéspedes, comenzando con servicios básicos y culminando en una piscina de agua fría y un restaurante de comidas rápidas en 1993 y las primeras ocho habitaciones en 1995. De esta manera, Los Lagos Hotel, Spa & Resort nace y se desarrolla, para satisfacer los gustos y necesidades de sus visitantes.

Con el paso de los años, el área del Arenal experimentó un significativo desarrollo y crecimiento y la tenacidad y la capacidad de la familia para interpretar los deseos de sus huéspedes los llevaron a aprovechar la oportunidad para establecer la Granja de Cocodrilos y mejorar las facilidades de las aguas termales. Hoy, Los Lagos Hotel, Spa & Resort no sólo prospera sino que contribuye a la comunidad: su dueño Fabio y su esposa donaron el terreno y la casa para el orfanato “Hogarcito Don Bosco”. Los Lagos Hotel, Spa & Resort también ha contribuido al deporte nacional.

Actualmente, Los Lagos Hotel, Spa & Resort es el más completo, tranquilo y atractivo centro turístico que usted puede encontrar en el área del Volcán Arenal.